El Museo

Notas de voz

El Museo
Historia del edificio

Los orígenes del Museo de Historia de Manacor se sitúan cuando Mn. Joan Aguiló i Pinya descubrió en 1908 la basílica paleocristiana y el conjunto de Son Peretó. El presbítero cedió sus descubrimientos y los terrenos de Son Peretó al Ayuntamiento de Manacor y la colección pasó de estar expuesta en la rectoría, conocida como el Museo Aguiló al Museo Municipal de la Torre de Ses Puntes, inaugurado el año 1926.

El cambio político del 1931 supuso un golpe para el Museo Municipal, ya que se optó por su traslado al primer piso del claustro del convento de los dominicos de Manacor donde pasó desapercibido. Con el traslado, se sufrieron muchas pérdidas, no todas documentadas, como por ejemplo parte de las monedas, y otras registraron desperfectos de consideración.

Acabada la guerra civil los mosaicos y el resto de objetos son almacenados en la dependencia parroquial que se abre entre las plazas del Palau y la del Cos y allí permanecerán cerradas bajo llave hasta el año 1951 cuando se inauguró el Museo Arqueológico ubicado en el centro de Manacor.

En el año 1985 el Ayuntamiento de Manacor adquiere la Torre dels Enagistes y después de unas importantes labores de restauración y rehabilitación para devolverle su aspecto gótico original y para acondicionarlo a su nuevo uso, se instala el Museo de Historia de Manacor.

Historia del edificio

La Torre dels Enagistes tiene su origen en la aparición de Pelai Onis en la alquería Ancrad  del término de Manacor, justo después de la Conquista de 1229, y por cesión del conde Nuno Sanç.

El edificio está formado por una serie de cuerpos rectangulares dispuestos alrededor de un patio llamado clastra o patio. Estos cuerpos son fruto de las diferentes épocas por las que ha pasado este edificio. La parte más conocida es la del cuerpo gótico con la torre de dos plantas con saeteras y que están rematadas por almenas.

Notas de voz

El Museo
Historia del edificio
¿Quieres leer más?